MALAS POSTURAS


En muchas ocasiones no le damos importancia a nuestra postura, sin embargo, una mala postura, puede perjudicar a nuestra salud, generando problemas como dolores y contracturas.

Mantener una buena postura es indispensable para una buena salud, como  lo es una buena alimentación, hacer ejercicio regular y dormir adecuadamente. Hoy en día muchos trabajos involucran pasar horas sentado en una silla, y que si no lo hacemos apropiadamente esta actividad puede ocasionarnos una contractura de cuello.

Adoptar una buena postura, puede mejorar nuestra capacidad respiratoria, además de evitar la aparición de dolores musculares y de columna, además, descomprime los órganos de nuestro aparato digestivo, facilitando así el proceso digestivo, y otorgándonos una figura más esbelta.


¿Qué puede ocasionar?


Permanecer mucho tiempo en una posición, o tener una mala postura puede ocasionar sobrecarga en algunas regiones del cuerpo, originando diversos problemas como lesiones y dolor.
Generalmente las primeras reacciones ocurren en la cintura, la región dorsal, el cuello y el trapecio.


Dolor Lumbar


Suele presentarse generalmente cuando se está mucho tiempo sentado encorvado, o bien, cuando se permanece mucho tiempo de pie con la cintura quebrada. Otra causa puede ser una fuerte carga de peso, estos dolores frecuentemente se irradian a los glúteos, y en ocasiones incluso hacia las piernas.


Molestias en la zona central de la espalda


Es común que aparezcan cuando hay una curva dorsal exagerada, como cuando nos sentamos con los hombros demasiado hacia el frente, o cuando estamos de pie, sacando la panza.

También ocurre cuando nos mantenemos de pie durante demasiado tiempo.


Dolor en cuello y trapecio


Sus causas más comunes son el exceso de apoyo en las articulaciones  de las últimas vértebras cervicales ocasionado frecuentemente por mirar al frente durante un largo periodo de tiempo. También suele presentarse por el aumento de tensión en la nuca, Generalmente éstos dolores se asocian a las contracturas.

Las contracturas suelen aparecer, cuando llevamos a cabo una actividad de forma inapropiada en intensidad o función y como respuestas al estrés.


¿Cómo debe ser una buena postura?


Se consigue alineando de manera simétrica todos los miembros del cuerpo y la cabeza, en torno al eje de gravedad. La postura correcta no debe exagerar curvas, y reparte el peso equitativamente en cada una de las piernas.


Beneficios de adoptar una buena postura


Tener una buena postura, beneficia a nuestro cuerpo e incluso nuestra mente.

Mejora nuestra respiración: Aumenta la capacidad de los pulmones lo que a su vez, contribuye a mejorar la circulación.

Ayuda a equilibrar el cuerpo: Levanta nuestro estado de ánimo, y también nos da una apariencia más estilizada

Previene el cansancio y fatiga crónica: Ya que mejora nuestra respiración, se optimizan las funciones del organismo, permitiendo así gastar energía de forma más eficiente, y promoviendo un buen estado de ánimo.

Aplana el abdomen y eleva el busto: Una buena postura puede darnos la figura que siempre deseamos, al contraer el coxis y enderezar la pelvis, automáticamente ocurre lo mismo con el vientre. Cuando estamos bien erguidos, nuestro busto se mantiene más firme, y nos hace lucir más delgados.

Nos genera más confianza: Una posición erguida, y una buena postura, también nos transmite a nuestro cerebro la idea de que las cosas van mejor

Previene lesiones, dolores musculares y problemas de columna: Una buena colocación del cuerpo, previene la aparición de dolores musculares, como el de lumbago, de cuello, y problemas a futuros, relacionados a la mala postura.

Genera armonía a nuestro organismo: Gracias a que favorece una mejor respiración, y a evitar dolores musculares relacionados, adoptar una buena postura, nos hace sentir bien y se evitan los problemas generados por una mala postura y tensión.

Fuente: Bio Manantial

No hay comentarios:

Publicar un comentario